QUÉ ES LA CUT

La Candidatura Unitaria de Trabajadores/as (CUT) es la organización política de la izquierda transformadora andaluza, anticapitalista, revolucionaria y nacionalista, de los trabajadores y trabajadoras que persigue para Andalucía la consecución de sus Derechos Nacionales (soberanía y emancipación nacional) en la búsqueda de una República Popular Andaluza, en un nuevo orden internacional socialista, superador de las clases sociales y del sistema capitalista.
La defensa de Andalucía como nación libre y soberana corresponde a las clases populares y a la izquierda política y social. Por ello debemos enarbolar la defensa de la soberanía porque es una tarea de la clase trabajadora: la liberación de la nación pasa por la emancipación de clase. Por tanto, es tarea de la CUT contribuir a la construcción de un poder político obrero y popular soberano andaluz, una Andalucía libre, socialista y solidaria, así como aportar a la lucha por los derechos nacionales del Pueblo Andaluz, el reconocimiento de su nación y su soberanía, el desarrollo de la identidad nacional, cultura, lengua, etc.
La izquierda debe ser subversiva en cada momento y claramente revolucionaria porque dentro del capitalismo no hay solución a los problemas que padece la humanidad. Sólo podemos entender a la izquierda como anticapitalista y esto significa que apostamos por un sistema económico y social alternativo a los diferentes modelos capitalistas (neoliberal, socialdemócrata, etc.). Este sistema no puede ser otro que el socialismo, sujeto al respeto absoluto a los derechos humanos y la más amplia libertad y democracia obrera, como condición para la construcción universal de una sociedad sin clases, sin estados, sin fronteras, la sociedad comunista.
El capitalismo y el imperialismo suponen guerra y destrucción de la riqueza y la vida. Como la historia ha demostrado, al imperialismo sólo le interesan los beneficios, nunca ha movido un dedo por la libertad y la democracia en ningún país del mundo. Nuestro nacionalismo es de clase, revolucionario e inequívocamente internacionalista no sólo por principios e ideas sino también porque la liberación nacional y social de Andalucía depende mucho de la liberación de otros pueblos y naciones sometidas al atropello del mismo enemigo que no es otro que el capitalismo imperialista.
La izquierda y el municipalismo están estrechamente unidos. Municipio en francés -“Comuna”- dio lugar al término “comunismo”. El estudio del primer estado obrero de la historia, la Comuna de París, por Marx y Lenin, fue clave para la edificación de la democracia obrera soviética. Cuanto más cercano esté el poder a las personas tanto más fácil es lograr cambios profundos y mejoras sustanciales. La izquierda es municipalista o no es izquierda. Los Ayuntamientos deben ser vehículos de transformación de la realidad, no una parte del estado que gestione miserias presupuestarias, sino un contra-poder que siembre la semilla de la subversión contra el sistema.
En el mundo actual no es creíble ninguna alternativa de superación del capitalismo que no tenga como un pilar básico la apuesta por el medio ambiente y la naturaleza. Y esto es debido a que el sistema capitalista en su etapa senil ha llegado tal punto de aberración que está poniendo en peligro la propia existencia de la vida en nuestro planeta. La ecología es inseparable de la economía, del modelo de producción, de las energías utilizadas y de la vida social de las gentes. Es por ello que desde nuestro compromiso con la preservación de la biodiversidad y la sostenibilidad, apostamos por una ecología política de izquierdas, que cuestione el capitalismo y cualquier modelo depredador con el medio ambiente. No se puede ser verde sin ser rojo y viceversa.
No se puede entender la lucha contra el capitalismo sin tener en cuenta la opresión específica que sufre la mitad de la población mundial por su condición sexual. Es por ello que cualquier proyecto emancipador debe incluir la lucha por la liberación de la mujer. Patriarcado y capitalismo son solidarios entre sí, ya que las mujeres como género están destinadas bajo este sistema a realizar una serie de tareas que no entran en la esfera del funcionamiento del capital, pero que le son necesarias al sistema para existir. El feminismo revolucionario de clase contrasta tanto contra aquellos sectores que separan la lucha contra la opresión de género de la lucha por acabar con la explotación capitalista de la clase obrera, como también contra aquellas corrientes de izquierda que tienden a diluir la especificidad de la lucha contra el patriarcado en la lucha por acabar con la explotación obrera.
Somos una fuerza republicana que aboga por la abolición de la monarquía y la instauración de la república andaluza. Una izquierda monárquica es una contradicción en sus propios términos. Toda institución monárquica, al estar fundamentada sobre un privilegio de nacimiento, es ya de por sí profundamente antidemocrática. La república es expresión de la democracia radical. Nuestra apuesta republicana es de clase y socialista.
Estamos por la igualdad y por la defensa de los derechos de las minorías. Todas las personas tienen los mismos derechos y no deben ser discriminadas o perseguidas por su etnia, condición sexual, idioma o religión.
La CUT asume como propia la arbonaida (bandera nacional andaluza), superponiendo a la franja central blanca una estrella roja de cinco puntas. El emblema de la CUT es la arbonaida con las siglas CUT. La CUT asume como propio el Himno Nacional de Andalucía. Asimismo, la CUT también asume como propios el himno “La Internacional” y la bandera roja. La CUT también asume como propia la figura de Blas Infante, padre de la patria andaluza.

ImprimirCorreo electrónico